La BA.2, una subvariante altamente contagiosa de la variante ómicron, ha causado la preocupación de las autoridades de salud al convertirse en la versión dominante del coronavirus en todo el mundo. Hasta ahora, los indicios apuntan a que la BA.2 es entre un 30 por ciento y un 80 por ciento más transmisible que la variante ómicron original, y los casos ya están aumentando en varias regiones de Estados Unidos. Aunque disponemos de herramientas para prepararnos para un incremento de casos —vacunación, pruebas frecuentes, cubrebocas de alta calidad y distanciamiento social—, a los expertos les preocupa que la capacidad del público para cumplir las medidas de precaución esté disminuyendo.