Según estimaciones de los laboratorios de análisis clínicos, hasta 20% de las pruebas para detectar la presencia del virus del COVID-19 pueden ser falsas.
En videoconferencia, Daniel Uribe, cofundador y CEO de GenoBank.io, comentó que un laboratorio clínico establecido en la frontera de México con Estados Unidos estima que una de cada cinco pruebas de COVID son falsas, es decir, un 20% de las que se realizan, pues han recibido llamadas de autoridades para verificar ciertos documentos y no aparecen en su base de datos.

Las pruebas falsas se venden en redes sociales como Facebook o Instagram, por lo que no hay una estadística certera de cuántas pruebas falsas se están comercializando en el país.

Para evitar la falsificación de las pruebas, los 62 laboratorios clínicos asociados al Consejo Mexicano de Empresas de Diagnóstico Médico (COMED) están en pláticas con la empresa GenoBank para colocar un código QR en cada una de las pruebas que realizan para detectar el COVID-19.

Hasta el momento, el laboratorio Olarte y Akle es el único que ya imprime en un código QR el resultado de la prueba para evitar su falsificación.

Guillermo Máynez, director General de COMED, destacó que no son los laboratorios de análisis clínicos los que emiten las pruebas falsas de COVID, sino personas que photoshopean una prueba legítima.

“Se han pirateado pruebas del Chopo y de otros laboratorios. Al ser una actividad clandestina, no tenemos estadísticas. Las venden por Facebook o Instagram, se da a través de redes sociales”, explicó.

Las pruebas falsas de COVID se venden entre 800 y mil pesos, mientras que las pruebas auténticas van de mil 800 a 3 mil 500 pesos.

Máynez comentó que este mercado de pruebas falsas de COVID se debe al requisito de presentar una prueba negativa para poder viajar en avión.

“Sacan el certificado falso para poder viajar, pero lo único que hacen es no saber si están contagiados y el único perjudicado es el paciente”, indicó.

El CEO de GenoBank.io detalló que el código QR “estampa” en la tecnología blockchain el resultado de la prueba y la firma del responsable sanitario que realizó la prueba.

De esta manera, ni el laboratorio ni el paciente pueden cambiar la información de la prueba.

GenoBank.io revisa la cédula profesional del responsable sanitario, corrobora con Cofepris que el laboratorio está certificado para operar y se le asigna una firma electrónica.

El director de COMED dijo que cada uno de los laboratorios asociados decidirá si establece esta tecnología de código QR para blindar los resultados de las pruebas y si esto ocasionará un incremento de precio de la prueba.

Algunas aerolíneas ya están verificando que las pruebas tengan código QR y en un futuro podría requerirse para la cartilla de vacunación o un pasaporte sanitario.