¿Por qué necesitamos vacunas intranasales contra COVID-19?

Fuente: Enlace Judío, Noticias, Carol Perelman

Esta semana China autorizó como refuerzo la versión intranasal de la vacuna unidosis de CanSino que en México fue administrada inicialmente a nuestro magisterio. Asimismo, la agencia regulatoria de salud de la India, la equivalente a la FDA de Estados Unidos o a la Cofepris de México, está por avalar la vacuna intranasal en gotas de Bharat Biotech como dos dosis iniciales para personas aún no vacunadas contra COVID-19. Pero además, según Nature existen en distintas etapas de investigación más de 100 candidatos vacunales contra COVID-19 cuya administración es a través de mucosas; ya sea orales, como la de polio de Sabin, y nasales, como la de influenza FluMist. De este centenar en estudio ya son al menos una veintena las que están en etapas clínicas en humanos de las cuales al menos 4 están por ser (o ya) autorizadas: una en Irán desde octubre de 2021 y de la que poca información tenemos, otra parece ser en Rusia similar a la SputnikV, otra de virus atenuado en China por la farmacéutica Beijing Wantai y otra llamada Codagenix hecha por Farmingdale de Nueva York y Serum Institute de India.